Nuevas

METODOLOGÍAS

ikasnova » Nuevas metodologías

Integrar la tecnología en el aula supone un cambio metodológico importante que tenemos que aprovechar para que vaya unido a una mejora en los procesos de enseñanza y aprendizaje.

El modelo SAMR del Dr. Rubén Puentedura nos hace pensar cómo y con qué fin se utiliza la tecnología en las aulas. A través de una serie de niveles, los docentes pueden rediseñar sus actividades pedagógicas integrando la tecnología de una manera eficaz y aportando un valor añadido al aprendizaje.

SAMR, acrónimo de Sustitución, Aumento, Modificación y Redefinición (del inglés Substitution, Augmentation, Modification and Redefinition) da nombre a sus cuatro niveles, clasificados en dos capas: Mejora y Transformación.

Dependiendo del nivel de competencia digital y de la metodología usada por el docente se partirá de un nivel más o menos básico, pero siempre con la intención de ir subiendo niveles hasta llegar a Redefinición , nivel en el que se saca el máximo provecho de la tecnología con la que contamos en el aula para llevar a cabo actividades y procesos imposibles de realizar sin ella.

En el siguiente cuadro se pueden ver los niveles que van desde el más básico que sería la Sustitución al más avanzado que es Redefinición.

Por otro lado, la Taxonomía de Bloom publicada por Benjamín Bloom en los años 50 ha pasado por varias revisiones y la última ha sido la Taxonomía de Bloom para la Era Digital de Andrew Churches. A pesar de su denominación, el foco no está en las herramientas o en las TIC, sino en el uso que se hace de ellas para mejorar las competencias y habilidades del alumnado, destacando la colaboración, por ser básica para la enseñanza y aprendizaje en el siglo XXI.

Las habilidades de pensamiento que nos propone Bloom son fundamentales puesto que van a servir de andamiaje para poder seguir aprendiendo a lo largo de la vida.

En la Taxonomía de Bloom encontramos 6 niveles asociados a habilidades de pensamiento de diferente orden: Recordar, Comprender, Aplicar, Analizar, Evaluar y Crear. En el siguiente cuadro vemos que cada habilidad lleva asociada una serie de verbos que nos ayudan a ejemplificar cada una de ellas y su correspondiente espectro de comunicación.

Podemos conectar el modelo SAMR con la Taxonomía de Bloom y utilizar la tecnología para ir avanzando desde las Habilidades de Pensamiento de Nivel Inferior hacia las Habilidades de Pensamiento de Orden Superior.

Consideramos que conocer el modelo SAMR y la Taxonomía de Bloom para entornos Digitales es un paso previo antes de empezar a hablar de métodos, metodologías, técnicas o recursos.